Saltar al contenido

Receta de Gambas al Ajillo – Fácil y Rápida

gambas al ajillo

Los gambones al ajillo son una receta de las más estéticas, deliciosas y una de las formas más provocativas de preparar las gambas. Hacer gambas al ajillo es muy sencillo, solo tienes que seguir los pasos previos para cocer las gambas de forma correcta, después seguir una serie de pasos (o trucos) para preparar gambas pequeñas con aceite, ajo y sal. 

Este plato como te lo enseñaremos terminaría siendo una tapa de gambas peladas deliciosa. También puedes hacer toda una cazuela de gambas completa, depende de la cantidad que quieras preparar y de los instrumentos que tengas en casa. ¡Te mostramos todos los detalles sobre cómo preparar gambas al ajillo!

Ingredientes

Las tapas con gambas llevan muy pocos ingredientes. A continuación, te mostramos los ingredientes básicos para cocinar gambas congeladas:

  • 1 kg de gambas congeladas o frescas
  • 20 dientes de ajo
  • 2 guindillas secas (puedes utilizar también las pimientas de cayena)
  • Aceite de oliva virgen extra (20 cucharadas)
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida
  • Un chorro de vino blanco o un toque de vinagre de jerez (opcional)
  • Un poco de perejil fresco picado para decorar

¿Cómo hacer gambas al ajillo o gambas con ajo y perejil?

Si te preguntas cómo preparar gambas al ajillo llegaste al lugar correcto. La receta es muy parecida a la de langostinos al ajillo, ya que son mariscos muy parecidos, tanto que hasta pueden confundirse.

Sin embargo, las gambas tienen su propia magia y sabor, y se han convertido sin duda en uno de los pilares gastronómicos de toda España. Para las recetas con gambas peladas debes disponer de unos 15 minutos de tu tiempo, unos 5 minutos para la elaboración, 10 minutos de cocción y eso sí, un reposo aparte de dos horas aproximadamente.

Lo primero que debes hacer es ver si las gambas son frescas. Si lo son, les sacamos la cabeza y cola, para dejar la cáscara del cuerpo dependiendo si esta nos gusta o no. Si son peladas, obvias este paso. Pon las gambas en un cuenco y cubrirlas con agua, junto con un buen chorro de vino blanco y déjala reposar por un par de horas.

En una cazuela de barro pon un poco de aceite de oliva virgen extra con la guindilla, calienta y dora los dientes de ajo laminados. Cuando esté caliente, echa las gambas bien escurridas, sube el fuego y agrega un poco de caldo donde han estado a remojo. Si es necesario, añade más caldo, pero es totalmente a elección e irás mejorando la receta con el tiempo. Sal al gusto y sirve inmediatamente en cuanto estén en su punto de cocción.

Preparación de las gambas peladas y congeladas

Las recetas con gambas peladas congeladas son muy sencillas. Estas pueden conseguirse en el mercado por un precio un poco más alto, pero no es necesario ni siquiera para comenzar en la gastronomía comprarlas peladas. Puedes también optar por gambas frescas, son igual de fáciles de preparar.

A continuación, te mostramos paso a paso cómo se preparan gambas peladas congeladas al ajillo:

  1. Lo primero es poner en una cazuela de barro un poco de aceite de oliva virgen extra con las guindillas. Puedes utilizar en realidad cualquier tipo de cazuela, pero se recomienda que sean las de barro.
  2. Pela los dientes de ajo y córtalos en rodajas muy finas.
  3. Calienta la cazuela y dora los dientes de ajo laminados, sin que lleguen a quemarse porque este sabor lo podrían adoptar las gambas.
  4. Uno de los trucos es retirar los ajos y seguir con la receta, incorporándolos al final de todo. Así logras que estén los ajos en su punto, y se hidrata con parte del caldo que la gamba suelta. Esto dejaría unas deliciosas gambas al ajillo.
  5. Echa las gambas previamente escurridas en el aceite. Sube la temperatura y echa sal al gusto.
  6. Después de un minuto el aceite cambiará de color, ya que las gambas sueltan su caldo y con la temperatura emulsiona.
  7. Añade las guindillas y los ajos y remueve para juntar todos los sabores.
  8. Sirve inmediatamente cuando este la gamba en su punto de cocción, jugosa y con el punto picante que le caracteriza
  9. El aceite para este punto va casi hirviendo, así que debes tener cuidado de no quemarte. Acompañalas de un buen pan y vino blanco si así lo deseas. ¡Ya preparaste tus gambas al ajillo congeladas!

Como te darás cuenta, se preparan las gambas al ajillo en cazuela de barro. Si bien no está muy claro que aporta la cazuela de barro, algunos dicen que hereda los beneficios de las técnicas de cocina tradicionales. Por otra parte, lo mejor es utilizar una cazuela de barro curada, ya que si no lo está puede estropearse con el tiempo.

Preparación de las gambas frescas

Las gambas frescas son las que te recomendamos para preparar. Si bien puedes utilizar gambas peladas compradas directamente en el mercado, estas últimas son un poco más caras y no es necesario gastar mucho más. Para preparar las gambas frescas debes seguir los siguientes pasos, en este caso te mostraremos solo como prepararlas sin una receta específica.

  1. Debes disponer de 3 litros de agua a hervir por cada kilo de gambas frescas para cocer. Una vez que el agua hierva, añadir 50 gramos de sal por litro.
  2. Antes de introducir las gambas, es importante que tengas una cacerola aparte con agua y hielos, para cortar la cocción de las gambas. 
  3. Ahora si, debes pasar las gambas por agua e introducirlas en el agua hirviendo por entre 2-4 minutos, dependiendo del tamaño de la pieza.
  4. Después que estén totalmente cocidas, pasas las gambas al agua con hielo para cortar la cocción y dejarlas un par de minutos más.
  5. Para este punto estarán bien cocidas, y no queda más que prepararlas con la receta que más te guste, o prepararlas cocidas con apenas un poco de salsa. Una recomendación podría ser gambas al ajillo sin pelar.

Contamos con un artículo específico de cómo cocinar las gambas de manera correcta y fácil:

Preparación del ajillo

El ajillo no tiene una preparación especial a la hora de organizar la receta de gambas al ajillo. Lo que debes tener en cuenta es que debes agregar los ajos cuando el fuego esté bien caliente, en una cacerola de barro preferiblemente. Solo buscarás que los ajos se doren, que es cuando empiezan a soltar su esencia. Después de ello, agregar las gambas para cocerlas correctamente. ¡Ya habrás aprendido cómo se hacen las gambas al ajillo en pocos pasos!

Acompañamiento y sugerencias

Para este punto ya tendrás tu plato listo y preparado para degustar. Recuerda que este plato típico en España es más que todo una tapa para disfrutar ocasionalmente, y que puede acompañarse con pan o con vino blanco. El vino blanco no solo es un acompañamiento para comerlo, sino también para prepararlo. Los “puristas” de esta receta de gambas al ajillo no están muy a favor de echar vino blanco a la receta, pero la verdad es que le da un gusto especial. A continuación, te mostramos algunas sugerencias para preparar mejor las gambas:

  • Si te gusta mucho el sabor picante en las gambas o en general, puedes agregarlo a la receta. Los propios ajos tienen su punto picante, así que puedes variar la cantidad de ajos o de la guindilla para variar el sabor picante. Las pimientas de cayena también dan un sabor, o mejor dicho un “gusto” picante.
  • Si te gusta la cocina en general, no tires la cascara de la cola y las cabezas de las gambas, con ello puedes preparar un buen fumet de pescado y marisco que puedes utilizar en otras recetas.
  • Esta receta es muy fácil de realizar, pero debes estar muy pendiente de la cantidad de agua que te mencionamos en ella. El exceso de agua puede hacer que prácticamente pierdas la receta y queden con muy poco sabor, vamos, que prácticamente te puedes cargar la receta.
  • Si ya estás muy avanzado en este tipo de recetas, puedes intentar retirarle el intestino (es el hilo negro que esta en el centro de la gamba). Para retirarlo puedes ayudarte con un palillo o la punta de un cuchillo., pinchando el extremo del intestino que esta a la vista, y tirar de el. El intestino sale entero como si fuese un hilo sin abrir la gamba. 
  • Esta es la receta básica para preparar las gambas, aunque puedes combinarla con otros mariscos para que no quede tan tradicional. Puedes preparar las gambas con colas de langostinos o gambones, los tiempos de cocción cambian un poco y te lo detallamos en otros posts, pero la receta termina manteniendo la esencia y queda deliciosa.
  • Esta receta se prepara en cazuela de barro, si es posible curada, ya que es una tradición. Aun cuando prepares las gambas al ajillo en una cazuela de hierro intenta servirlas en una cazuela de barro.
  • Tratar de conseguir las gambas lo más frescas posibles, el resultado con gambas realmente frescas se nota.

Vídeo Receta

Más Recetas Preparadas con Gambas

Summary
recipe image
Recipe Name
Gambas al Ajillo
Author Name
Published On
Preparation Time
Cook Time
Total Time